Un ABC para prevenir la deshidratación

Fatiga, mareos y confusión… esos son solo algunos de los signos desagradables de que puedes estar deshidratado.

Para evitarlos, debe mantenerse al día con la ingesta adecuada de líquidos.

Perdemos agua todos los días a través de las funciones corporales naturales, pero la deshidratación ocurre cuando perdemos más fluidos corporales de los que estamos ingiriendo.

Debido a que los humanos estamos compuestos principalmente de agua y electrolitos, necesitamos mantener el equilibrio adecuado de estos en nuestro sistema.

Resultado de imagen para deshidratación

a) Presta atención a los posibles síntomas de deshidratación

Deshidratarse generalmente no engaña. Hay signos físicos de deshidratación que incluyen dolores de cabeza, fatiga, vómitos y una tez enrojecida.

También puedes sentirte más irritable y que tu energía se haya agotado.

El cuerpo es una máquina tan increíble que tiene mecanismos incorporados que te permiten saber cuándo necesitas más o menos agua.

b) Responde a la sed cuando el sentimiento golpea

¿La primera señal de que estás deshidratado? Es fácil involucrarte en las actividades cotidianas y olvidarte de responder a tus señales de sed, pero son la forma en que tu cuerpo se comunica contigo y te dice que necesita más líquidos.

Mantener una botella de agua cerca y tomar un trago cada vez que tengas sed es una primer medida.

Mejor aún: trata de beber agua regularmente durante el día para que nunca alcances ese nivel de deshidratación.

Toma el hábito de llevar siempre contigo una botella de agua vuélvela a llenar durante todo el día.

Puedes intentar establecer objetivos de hidratación personales, por ejemplo, desafiándote a sí mismo a terminar la botella antes del almuerzo y beber otra antes de regresar a casa por la noche.

Algo que debes considerar cuando estás trabajado es valorar lo que tu cuerpo hace por ti.

Resultado de imagen para deshidratación

Me explico… conozco personas que tienen tal ritmo de trabajo que prefieren no tomar agua para no tener que ir al baño.

Obviamente, esto no solo no es una medida de efectividad laboral, llegas a un nivel de negligencia hacia tu cuerpo que a donde lo llevas es a una deshidratación o pero aún, a un padecimiento irreversible por la constancia que se hace.

Hoy en día muchos lugares de trabajo cuentan con una estación de hidratación y esto facilita el acceso al líquido.

Si en tu área de trabajo no la hay , es hora de que se implemente. Sabes que las empresas de agua purificada como Bonafont cuenta con servicio de agua a domicilio en México por lo que no será complicado contar con el líquido regularmente.

c) Verifica el color de tu orina en busca de signos de que estás deshidratado

Echar un vistazo rápido al color de tu orina cuando usas el baño también puede darte una idea de tu estado de hidratación.

Queremos que nuestra orina sea clara o de un color pajizo, como un color amarillo claro, en lugar de un amarillo o marrón más oscuro.

Un color amarillo oscuro es un signo definitivo de deshidratación. Considéralo un indicio de que necesitas agua.